Peludos Mascotare

Tofu

Hola a todos! Soy  Tofu, un perrete que nació y creció en las calles de Venezuela, soy de la calle y no tengo pedigrí, pero mi mamá dice que tengo familia de lobos siberianos… o algo así… como soy así grande, fuerte y negro, a veces hay personas que me tienen miedo pero la verdad es que soy más bueno que el pan; desde muy pequeño tuve la suerte de rodearme de un grupo de estudiantes, que me prestaban un espacio de su universidad para no sentirme tan solito, me daban comida, jugaban conmigo y la verdad todo era guay.

Un día me empecé a poner malito, estos super estudiantes que siempre estaban pendientes de mi, hicieron lo que pudieron para llevarme al vet, hacerme exámenes y entender porqué me encontraba tan mal… Pues resulta que era un cáncer, y mis plaquetas habían bajado tanto que casi no lo cuento… estuve en tratamiento y quimios un buen rato, pero ya estos maravillosos estudiantes no tenían más recursos y no podían hacer más nada por mi, y para empeorar la historia, a mi y a otros compis que siempre estábamos en los campos de la universidad, nos querían echar porque éramos de la calle, no teníamos familia y no teníamos permiso para estar allí. Fue entonces cuando los chicos decidieron publicar por redes que yo buscaba un hogar temporal, una casa de acogida, mientras alguien quisiera adoptarme.

Estuve en una casa un tiempo, y aunque estaba muy agradecido porque me dieron techo, comida y mis medicinas, no estaba muy a gusto y el tratamiento parecía no estar dando los resultados esperados e intenté escaparme varias veces, hasta que lo logré, y terminé de nuevo en las calles en un barrio que quedaba de camino a la universidad; a los pocos días de haber regresado a las calles, alguien me reconoció y los estudiantes de la uni que siempre me habían cuidado me fueron a buscar y luego empezamos de nuevo a solicitar una nueva casa de acogida por redes… y fue ahí cuando apareció mi ángel de la guarda! Gaby!! Eso fue vernos y enamorarnos en el acto! Al principio ella se hacía la dura y decía que sólo me iba a cuidar hasta que terminara mi tratamiento… o, como estaba casi desahuciado, hasta que me fuera de este mundo… que en aquellos tiempos, parecía ser pronto.

No tienen ni idea de cómo me cuidó, siempre estuvo pendiente de mi, de que hiciera el tratamiento como tenía que ser, y la comida que me daba… ¡buenísima! Después de vivir tanto tiempo en la calle y comer lo que había… eso era manjar tras manjar, siempre tenía mi agua limpia y una camita calentita para dormir. Yo no tenía ni idea de que ese era el inicio de los mejores días de mi vida.

Gaby con toda su paciencia y amor, todos los días me hacía Reiki, y eso sí que me subía las defensas, me mantenía estable y con menos dolor cada vez. Fui ganando peso, subiendo mis plaquetas y cada día que pasaba me sentía mejor y mejor. Así fue pasando el tiempo, y unos meses después Gaby decidió irse a vivir a España… y ahí estaba yo, buscando casa otra vez… Me puse un poco triste porque pensé que Gaby se iba sin mi y es que la escuché hablando con alguien tratando de buscarme una casa donde me trataran igual que ella. Pero ¡qué va! Poco le duró, muy en el fondo ella sabía que nadie me iba a tratar como ella y que jamás iba a conseguir otro perrito tan bueno y noble como yo, entonces sucedió el milagro… la escuché hablando con mi tía cuando le dijo: ¡me llevo a Tofu! ¡Dios qué momento! Casi muero de la emoción, ahí fue cuando entendí que por fin esta sería mi familia definitiva, ya sabía yo que en otro sitio no iba a estar mejor, ¡qué alivio!

– Un secreto: con Gaby nunca intenté escaparme, con ella ¡siempre he estado bien! –

Así que nos pusimos en marcha con los preparativos para el viaje: vacunas, permisos, actualización de cartillas… ya saben todo eso… y de nuevo un montón de exámenes, y ¿adivinen qué? Estaba casi perfecto de salud, el amor y el Reiki me curaron. Y ahora estoy en España, más agradecido que nunca con la vida y con Gaby, y dispuesto a ayudar a muchas personas y a otros compis, así como me ayudaron a mí.

Y a ti que estás leyendo esto, te lo pido porfis ayuda a otro compi que aun no tenga familia, porque es #mejoradoptarquecomprar, el amor que vas a recibir de un perrete como yo que conocemos la calle, la soledad y el hambre, no se compara ¡con nada!  Anímate que hay muchos compis de la calle queriendo un hogar. Estaremos publicando compis en adopción para que conozcas sus historias, y si te decides por alguno, ponte en contacto con nosotros y ¡te ayudamos con todo el proceso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *