Peludos Mascotare

Wiki

¡Hola! Yo soy Wiki, una gatita mestiza, de la calle pero muy elegante y con mucha actitud. Yo nací en las calles de Caracas (Venezuela), desde muy pequeña andaba por ahí por las calles asaltando botes de basura para poder comer. Un día, escuché voces de mucha gente, estaban así como reunidos en un terreno cerca de donde paseaba siempre buscando comida, me armé de valor y decidí entrar, el hambre me mataba y pensé que si ponía mis ojitos muy grandes, alguien podía apiadarse de mi y darme comida. Así lo hice, entré al terreno por un huequito en la puerta y sigilosamente caminé hacia donde estaba toda esa gente… y ahí fue donde vi a Meli, y dije… ¡ella es! Y la escogí.

Pasé tooooda la noche ronroneado a su lado, y con mis ojitos muy grandes, pero como que no era ella mucho de gatos… porque no entendió que lo que quería era un poco de comida y algo de cariño. Como no entendía, en lo que abrió la puerta de su coche, creo que para irse, ni lo pensé, salí corriendo y salté de una vez para el asiento del conductor y ahí me quedé, necesitaba dejarle claro que ella no se iba a ningún lado sin mi, que cuando los gatos escogemos a alguien, no hay vuelta atrás.

Como no le di opción, me llevó a su casa, y si… ahí descubrí que no tenía ni idea de lo que era tener un gato… lo primero que se le ocurrió fue darme leche… ¿¿¿en serio??? Leche para un gato destetado (además con lactosa… se pasó)… como se dio cuenta que no me tomaba eso, no se le ocurrió otra mejor idea que darme una lata de atún, ¡pobre! Estaba haciendo lo que podía, así que aunque sabía que no me sentaría muy bien por todos esos conservantes, me la comí, ya resolvería ella con Google que lo mejor era ir a una tienda de mascotas y pedir info… o pienso para gatos (¿complicado no?).

Pues lo mejor fue su cara de asombro cuando vio que no hacía mis necesidades por ahí ensuciando toda la casa. ¡Cómo se le ocurre, qué asco! Les dije ya que soy muy elegante, ¿no? Pues lo que hice, al ver que no me dejaba salir al jardín, fue hacer pis en el desagüe del baño… y ahí ocurrió la magia… Escuché sus felicitaciones por ser la mejor mascota del mundo, no me tenía que “entrenar”, y cuando descubrió que existía la arena para gatos y que, intuitivamente hacía mis necesidades ahí… ni les cuento su emoción! 

Al principio no me dejaba subir a la cama (según ella), pero el asunto es que yo era muy pequeñita y aun no sabía clavar mis garras para trepar y subir… para cuando aprendí, ya Meli había entendido que no era su decisión, que los gatos simplemente hacemos lo que queremos, cuando queremos y como queremos. Y como yo me porto muy bien y no doy problemas, desde entonces, dormimos abrazadas.

Tenemos una conexión super especial, y es por eso que cuando Meli decidió irse a vivir a Panamá, dejarme no era ni siquiera una opción. No llevo muy bien el tema de los encierros y los viajes en coche, pero fueron necesarios para ir al vet y sacar todos los permisos que necesitábamos para viajar. Finalmente llegamos a Panamá, y todo bien, excepto por el calor… con este pelero… fue espantoso, pero bueno uno se termina acostumbrando.

Como Meli trabajaba mucho y pasaba todo el día fuera de casa, pensó que yo necesitaba algo de compañía, después de 4 años juntas aun no sabía ella cuanto disfrutaba mi espacio… sola… y decidió adoptar otra gatita, la Roxi… al principio yo no la quería mucho, me daban muchos celos porque ya no era la única… aunque seguía siendo la consentida, ya luego con el pasar del tiempo le fui cogiendo cariño y pues ya jugamos juntas y hasta la dejo dormir al otro lado de mi mamá.

Luego de un tiempo, nos vinimos a vivir a España y aunque el viaje fue larguísimo y la pasé fatal, ya ahora estamos mejor y vivimos muy bien, aquí conocimos a mi primo Tofu y compartimos mucho con el, aunque no lo quiero mucho… y con mi tía Gaby que siempre me hace Reiki y ¡me encanta! Cada vez que la veo, le brinco en la espalda para que me haga mi sesión.

¡Bendito sea el día que Meli y yo nos encontramos! Es justo el hogar donde quería estar. Y a ti que estás leyendo mi historia… ¡ayuda porfis a otro compi a tener una familia! #mejoradoptarquecomprar, todos merecemos el cariño que nosotros tenemos, ¡por suerte o destino!

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *